consultoras-franquicias-abogados-empresasconsultores-franquicia-abogado-empresaconsultoras-franquicias-abogados-empresasconsultores-franquicia-abogado-empresaconsultoras-franquicias-abogados-empresas 91 375 83 19 - 91 375 83 21

Máximo legal de 60 días para el cobro de facturas

consultoria-franquicias-empresas

Actualmente no se puede  establecer un vencimiento de pago superior a 60 días para las operaciones comerciales entre empresas.

 

En el caso de las Administraciones Públicas el plazo que tienen para pagar se fija en 30 días. De no cumplirse estos plazos se podrá solicitar una indemnización por los costes ocasionados. Debido a los efectos de la situación económica actuales muy común que llegado el vencimiento de una factura ésta resulte impagada, se produzcan retrasos en su cobro o se establezcan prórrogas para la misma.

 

Esto perjudica especialmente a pequeñas y medianas empresas que ven mermada su liquidez y dependen cada vez más de los créditos a corto plazo.

 

Para tratar de reducir este tipo de morosidad se aprobó una ley (Ley 15/2010, de 5 de julio, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales) en la que se suprime la posibilidad de pacto entre las partes para impedir alargar los plazos de pago.

 

Para los plazos de pago entre empresas, se establece un vencimiento máximo de 60 días después de la fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios.

 

Este plazo de pago no podrá ser ampliado por acuerdo entre las partes y serán nulas las cláusulas que lo prolonguen.

 

Esta medida pretende evitar posibles prácticas abusivas de grandes empresas sobre pequeños proveedores, que den lugar a aumentos injustificados del plazo de pago.

 

Si el deudor incurre en mora, el acreedor tiene derecho a reclamar al deudor una indemnización por todos los costes de cobro debidamente acreditados que haya sufrido a causa de la mora de éste.

 

Desde el punto de vista de los plazos de pago del sector público, se reduce a un máximo de treinta días el plazo de pago desde la expedición de las certificaciones de obras, de los correspondientes documentos que acrediten la realización del contrato o desde la recepción de las mercancías o a la prestación de los servicios.

 

Si la Administración se demorase en el pago, el contratista puede reclamar por escrito a la Administración el cumplimiento de la obligación de pago y, en su caso, de los intereses de demora.

 

Si, transcurrido el plazo de un mes, la Administración no hubiera contestado, los interesados podrán formular recurso contencioso-administrativo contra la inactividad de la Administración, pudiendo solicitar como medida cautelar el pago inmediato de la deuda.

Leer más ...

¿Qué incluye el canon de entrada que la franquicia le solicita?

canon-de-entrada-asesores-de-franquicia-franquiciadoEl canon de entrada es el pago a fondo perdido, de una cantidad determinada que el franquiciado debe pagar a la central por cada una de las franquicias que le hayan sido concedidas.

Su uso aunque es más que habitual, no es obligatorio. Existen cadenas de franquicias que por su estrategia particular, asumen los costes iniciales derivados de la creación de franquicias y no cobran cánones de entrada a sus franquiciados. La mayoría de las partidas que este canon cubre son intangibles, como se especifica a continuación.

Este pago está destinado en parte a compensar los esfuerzos de la compañía para ceder el know how y crear los manuales de operaciones. Además supone la recuperación parcial para el franquiciador de las inversiones que éste ha tenido que hacer para poner en marcha el proyecto, en especial el proceso de formación previa. El canon de entrada también incluirá el derecho de utilización de la marca.

Además con este pago queda cubierta la asistencia inicial que la central dará a las nuevas unidades, la ayuda en los pedidos iniciales y en el marketing de apertura, el apoyo en la selección de personal, y asistencia de todo tipo en los primeros días de la unidad franquiciada.

Como ya hemos comentado y en vista de los gastos que esta cantidad debe compensar, lo normal será que nuestra futura franquicia nos lo solicite. Por ello no se deberá desconfiar de las enseñas que lo hagan ya que está práctica entra dentro de la normalidad. Sin embargo, si que habrá que ser cautos y estudiar correctamente las partidas que incluye este canon.

Será necesario desconfiar de las franquicias que pretendan centrar el beneficio económico de la expansión en franquicia en el cobro del canon de entrada, puesto que esto podría desembocar en una pérdida del interés en el cuidado y mantenimiento de las unidades franquiciadas.

La transparencia es imprescindible en los acuerdos de franquicia. La claridad en la exposición de las características y coste del canon de entrada será muy importante para evitar sorpresas con el proceso de adhesión a la franquicia ya avanzado, y para proyectar una imagen de confianza y seguridad hacia los aspirantes a franquiciados.

El canon de entrada se encontrará explicado en el dossier informativo general de la franquicia. Este documento eminentemente de presentación servirá para hablar genéricamente de este pago, para que los aspirantes puedan sopesar si los requisitos se adaptan a sus posibilidades. Sin duda este canon es uno de los elementos más disuasorios si el emprendedor no lo encuentra justificado o acorde a su capacidad económica, y a la vez es uno de los elementos que más franquiciados atrae dependiendo de diversos factores como puede ser su baja cantidad, su no existencia o las extensas partidas que cubre .

Junto con este canon de entrada, existen otros dos royalties de uso generalizado, el de mantenimiento y el de publicidad; aunque cabe recordar que cada franquicia podrá imponer a sus franquiciados tantos tipos de cánones distintos como precise.
Link
El royalty de mantenimiento es la cantidad periódica, fija o variable que debe pagar el franquiciado al franquiciador en concepto de los productos o servicios que le provea el franquiciador.

El royalty de publicidad será la cantidad periódica, fija o variable que hará el franquiciado para contribuir a las campañas de publicidad que realice la central y que evidentemente reportará beneficios a nivel global.

Sin duda dada la importancia del canon de entrada, será necesario valorar los pros y contras y la rentabilidad que nos ofrece, antes de suscribir un acuerdo de franquicia.

Los consultores profesionales de franquicia pueden ayudar a valorar la realidad de este canon, así como estudiar si su pago está justificado o no comparándolo con franquicias similares.

Leer más ...

¿Conoces todas las posibilidades y ventajas de un centro piloto?

centro-piloto-asesores-de-franquicias-consultoria-de-franquiciaLos centros piloto son, en la mayoría de los casos, la cuna de la creación de la cadena de franquicias de la compañía.

Lograr un éxito probado en la actividad empresarial, es uno de los primeros requisitos antes de realizar la conversión en franquicia.

Este éxito se alcanzará en primer lugar, en el centro inicial
de desarrollo de la actividad de la compañía.

Toda franquicia ha sido antes una empresa independiente, por lo que lo más frecuente será que se mantenga este centro inicial por los beneficios y funciones que puede reportar y que explicaremos a lo largo del artículo.

Un centro piloto es por lo tanto una franquicia tipo, la cual en lugar de constituirse a través de un acuerdo contractual con un tercero, ha sido creada, organizada y gestionada por el propio franquiciador.

Consecuentemente, será más complicado conseguir el éxito mediante franquicia si no contamos con una experimentación previa en una unidad que haya alcanzado el éxito.

Pese a que su obligatoriedad no está establecida en ningún texto legal, resulta en la mayoría de los casos más que recomendable mantener al menos un centro piloto en nuestra franquicia, aunque según el tamaño y tipología de la franquicia en muchos casos serán deseables más unidades propias.

El propio Código Deontológico Europeo recomienda: “haber explotado con éxito un concepto de negocio, durante un período de tiempo razonable y tener, como mínimo, una unidad piloto antes de poner en marcha la red de franquicia”.

Las funciones principales de un centro piloto son:

En primer lugar someter a prueba su modelo de negocio, comprobar las especificaciones económicas que puede acarrear y valorar su rentabilidad, márgenes y costes de explotación. Estas informaciones serán siempre de vital importancia para la franquicia, para poder valorar su viabilidad o para poder identificar previamente los cambios  a realizar necesarios.

Las innovaciones y modificaciones que permitan la continua mejora y adaptación del modelo se realizarán en estos centros. En ellos se identificarán así las dificultades y se resolverán los problemas antes de implantar las mejoras en las unidades franquiciadas.

Estar en contacto directo con la clientela, por lo que se reportará, desde el centro piloto, continuas informaciones acerca del estado del mercado, de las necesidades de nuestro público y de la percepción que se tenga de la actividad.

De no existir ese centro piloto, esas informaciones las recibiría la enseña franquiciadora a través de sus franquiciados, pero sin duda será siempre mejor contar con información de primera mano.

Además, los centros piloto serán frecuentemente los emplazamientos donde se llevará a cabo la formación. El franquiciador, obtendrá el éxito si sus franquiciados también lo logran por lo que tener un  lugar específico para llevar a cabo su formación será muy interesante.

En ocasiones, la formación en el centro piloto será complementada o complementaria a otros sistemas o métodos. Sin embargo, al ser una unidad tipo, el funcionamiento será en muchos ámbitos el mismo que el de las unidades franquiciadas.

Por lo tanto se debe destacar que dentro de los beneficios de los centros piloto encontramos que el escenario de formación será muy similar a donde más adelante o a la vez, estarán desarrollando su actividad.

Además, la tenencia de centros piloto supone una mayor seguridad para los nuevos franquiciados que puedan entrar, y un mayor prestigio de la cadena.

Por un lado, la confianza por parte de los franquiciados será mucho mayor si se cuenta con un centro propio desde el que se promueva la innovación, el progreso, el contacto directo con los clientes, la formación y, por supuesto, la prueba fehaciente del éxito.

Para una compañía con un centro de actividad dedicado específicamente a mejorar el modelo y a expandirse, le será mucho más fácil encontrar más y mejores soluciones de una forma más rápida que si no contase con los centros piloto. El público percibirá esa rápida respuesta a sus necesidades por parte de la empresa, reportando un mayor prestigio a la marca.

Leer más ...

Recomendaciones para elegir a un buen franquiciado

asesores-de-empresa-franquiciado-elegir-franquiciadoCon la elección del franquiciado la enseña deja en manos de una tercera persona parte del mantenimiento del prestigio y del éxito de la compañía. 

El franquiciado contará para ello con la cesión del know how, del uso de la marca y de los manuales técnicos del negocio a cambio del pago de unos cánones o royalties. La nueva franquicia deberá constituirse como una empresa independiente pero con sentido de red y coherencia dentro de la compañía.

Los objetivos serán para el franquiciador lograr la expansión de su marca a través del modelo de negocio en franquicia, mientras que el franquiciado tendrá como meta rentabilizar la inversión de dinero y trabajo puesto en la actividad empresarial.

Uno de los primeros pasos que deberá acometer la empresa a la hora de elegir a sus franquiciados es decidir qué tipología se adapta más a su estrategia: franquiciados de autoempleo, de inversión o de ambos, o si además se desechará alguno de estos tipos de candidatos.

En líneas generales, la franquicia de autoempleo está caracterizada por un emprendedor que debe estar capacitado y dispuesto a ofrecer aportaciones tanto económicas como profesionales para dirigir la actividad empresarial de la enseña.

En las franquicias de inversión, el franquiciado será una persona con la capacidad económica necesaria para entrar en la cadena de franquicias, pero que delegará la gestión de la actividad profesional en una tercera persona.

La decisión de la tipología de franquiciado más adecuada puede ser modificada a lo largo de la vida de la empresa, ya que las cualidades y capacidades que necesitemos que tengan nuestros franquiciados variarán.

Es prioritario asegurarnos de que nuestros candidatos a franquiciados tengan el máximo conocimiento posible de las características, ventajas e inconvenientes del modelo de negocio, para evitar de esta manera situaciones incómodas futuras al no cumplirse posibles expectativas irreales.

Será especialmente importante que el aspirante sea consciente de que el modelo en franquicia implica un aumento del control de las acciones llevadas a cabo, pérdida de poder en las decisiones estratégicas, mermada libertad en comparación con la de un negocio tradicional en cuanto a marketing, menor peso en las decisiones empresariales, así como la entrada en una actividad empresarial cuyo trabajo no tiene límite de horarios.

El franquiciador deberá ocuparse de seleccionar rigurosamente a los franquiciados, utilizando para ello todos los recursos de los que disponga y valorando todas las cualidades, capacidades, características personales y antecedentes laborales de los aspirantes.

Un proceso muy extendido en la selección de franquiciados reside en someter al aspirante a una autoevaluación personal. Si bien pudiésemos dudar de lo verídico de las respuestas, hay que recordar que el candidato es el primer interesado en obtener el éxito con el negocio en el que va a invertir trabajo y dinero.

Uno de los errores más frecuentes en franquicia es el poco rigor puesto en la mala elección del franquiciado. Por lo tanto habrá que otorgarle al proceso de elección del franquiciado la importancia equivalente a su posterior valor para la empresa.

Los errores más habituales en la selección del franquiciado suelen ser:

•  
La utilización de consultores externos insuficientemente informados de las necesidades y objetivos reales de la empresa.

   Primar criterios cuantitativos por la necesidad imperiosa de acaparar mercado para desplazar a la competencia.

   Inexistencia en la central franquiciadora de exigencias cualitativas a tener en cuenta.

   Tendencia al laxismo producido por comodidad o desconocimiento.

Sin duda para acertar en el proceso de selección de franquiciados es necesaria una correcta estructuración de la estrategia de expansión en franquicias, que permita a la enseña conocer cuáles son sus necesidades para poder así establecer criterios de selección.

Por último, igual de importante será responsabilizarnos de la correcta información del aspirante acerca de todas las características de la franquicia.

 

 

 

Leer más ...

Una buena opción: la franquicia corner

franquicia-corner-consultores-de-empresa-franquiciaLa franquicia corner es una variedad de modelo de negocio en franquicia caracterizada por la realización de la actividad empresarial compartiendo el espacio del local con otra marca, la cual explota el negocio principal del establecimiento.

Todos los puntos clave de la franquicia son prácticamente iguales en esta tipología: la necesidad de un probado éxito para poder franquiciar; la obligación de tener un saber hacer transmisible, útil y exclusivo; la capacidad para ofrecer formación inicial y continuada; y la posesión y cesión de manuales de ejecución de la actividad empresarial, además de diferentes derechos y obligaciones, excepto el de la exclusividad de la actividad en el establecimiento.

El punto fuerte y clave de una exitosa franquicia corner será escoger con sumo cuidado y acierto la ubicación en el local, y la actividad o actividades empresariales con las que se compartirá espacio. Uno de los objetivos específicos de la corner, será conseguir la máxima rentabilidad por metro cuadrado.

Entre las más importantes ventajas de este modelo de franquicia radica obtener un coste mucho menor que si hablásemos de un modelo de franquicia tradicional. Las corner eliminan o reducen en alto grado los costes continuos derivados del abastecimiento y mantenimiento de un local, a los que de otra forma tendríamos que hacer frente en solitario, ya que estos son repartidos con las enseñas establecidas en el mismo establecimiento.

Entre la franquicia corner y el negocio complementario del local se establecerá una cuota de arrendamiento del espacio y de posibles inmovilizados útiles para la franquicia corner tales como muebles, probadores, estaciones de cobro a clientes, o maquinaria de impresión, además de los gastos de agua, luz o internet.

Existe la posibilidad de que el completo o parte de estas prestaciones no tengan coste para la corner por los beneficios que ya reporta a la actividad empresarial principal su presencia, como puede ser mediante la atracción de clientes o por la mejora de la imagen general del local.

El trabajo necesario para el funcionamiento de una corner, es mucho menor que el necesario para lograr el éxito en una franquicia tradicional. Esta circunstancia reportará interesantes beneficios como la disposición de mayor cantidad de tiempo para negocios complementarios, así como la reducción de costes de personal o de mantenimiento.

No hay que olvidar, que el formato “stand”, la posibilidad de explotar el negocio en espacios reducidos y la capacidad para compartir establecimiento y costes hacen mucho más sencillo a esta fórmula empresarial llegar a un mayor número de público heterogéneo además de al ubicado en zonas menos pobladas y con menor volumen de comercio.

Entre las dificultades que pueden surgir debemos tener en cuenta que este tipo de franquicias generan menos ingresos. El volumen de negocio que pueden abarcar es mucho menor al no tener un local propio enfocado específicamente a sus objetivos y con clientes exclusivos.

Es necesario entender que unos menores ingresos no van ligados a una pérdida de rentabilidad. Todo lo contrario, ya que una de las claves de la franquicia corner es alcanzar la máxima rentabilidad por metro cuadrado escogiendo y explotando al máximo posible una buena ubicación.

De la ventaja de un menor volumen de trabajo y del inconveniente de unos menores beneficios surge la recomendación para el empresario decidido a gestionar una franquicia corner de tener negocios complementarios para que reporten en conjunto los beneficios deseados.

En las franquicias corner se comparte el espacio y por tanto el día a día con personas ajenas a nuestro negocio, y que por lo tanto no han sido escogidas por sus cualidades, capacidades o características, pudiéndose darse el caso de encontrar diferencias que causen problemas. Se deberá fomentar la cooperación, empatía y coordinación para lograr buenos resultados para todas las partes.

Por último se debe ser consciente de que al estar ubicados dentro de un establecimiento en el que se explota otro negocio principal e independiente al nuestro, se depende en gran medida del prestigio y éxito de la actividad principal del establecimiento.

Resulta evidente por lo tanto, que la elección de la ubicación de la franquicia corner se convierte en el elemento indispensable para alcanzar el éxito.

 

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Reciba nuestraNewsletter

     Acepto aviso legal